Archivo del autor - Pepita Calabaza

bordado, decoración

Un cervatillo libre bordado durante el encierro

27 de abril de 2020

Cervatillo bordado con hilos de algodón ‘mouliné’ (1 hebra). Hojas de pino y piñas con hilo de algodón ‘cotton a broder’. Bordado durante el largo confinamiento, me ayudó a pasar mejor las tardes en casa.

Encontramos un nido de mirlo con un precioso huevo azul dentro. Estaba en una buganvilla que se había venido abajo por el viento, así que lo recolocamos muy cerca.

muñecas, teñido natural

Descubre los nuevos pantalones teñidos a mano

Me hace mucha ilusión enseñaros algo que se estaba cociendo en Pepita Calabaza desde hacía tiempo: la colección de pantalones teñidos de manera natural con mis propias manos. Los hay en 4 colores que he obtenido de 4 tintes diferentes: cáscara de granada, catechu, pieles de cebolla y huesos de aguacate. Son colores obtenidos directamente con lo que nos regala la naturaleza (y la despensa de casa) y en el proceso de teñido no he empleado ningún producto tóxico. La tela empleada es una mezcla de cáñamo y algodón orgánicos, muy ligera y agradable.

Los colores son perdurables, aun así, conviene lavar los pantalones a mano con agua fría y secar a la sombra, para conservarlos intactos por muchos años. Como comprenderéis, esta colección de muñecos es limitadísima, aunque pienso seguir trajinando con los tintes e incluso probando otros nuevos. Espero que os gusten y, como siempre, ya los tenéis disponibles en la tienda.

muñecas

Nueva ropita para tu muñeco: los petos

2020 llega con una nueva colección de ropita, para que puedas jugar a cambiar el vestuario de tu muñeco. Se trata de unos graciosos petos que llevan un bolsillito en la parte delantera. Los hay a cuadros, a rayas e incluso bordados a mano. Son intercambiables: el mismo peto se lo puedes poner al conejito, el monito o el osito ¡Te van a encantar!

bordado, decoración, muñecas, teñido natural

Muñecos, bordados y otras cosas del otoño

Novedades que trae el otoño. Por un lado, el zorrito de franela de algodón orgánico, teñido a mano con tintes naturales, que preparo yo misma. Es todo suavidad y ternura. También las estrellas hacen su aparición en las largas noches de otoño, algunas ya conocidas y otras nuevas, aprovechando retalitos que sobran de coser la ropa de los muñecos.

Y en mis ratos libres… pues por fin he conseguido terminar el bordado del petirrojo, mi proyecto del curso de Gimena Romero. Y aprovecho que ya hace frío para quedarme en casa y seguir bordando, leer debajo de una manta y comer calabaza al horno, mmm…